adolescentes violentos: señales y prevención


Por: Aurea Díaz de León Carrasco. Directora de psii psicólogas infantiles.

 

¿CUÁLES PUEDEN SER SEÑALES DE ADVERTENCIA DE COMPORTAMIENTO VIOLENTO EN TUS HIJOS ADOLESCENTES?

Es importante estar alerta a todos los cambios que presenten; en sus hábitos (alimentación, sueño), en su rutina, estados de ánimo, actitudes, y relaciones con miembros de la familia, con sus pares (conocidos y amigos de su edad) y con las figuras de autoridad.

Por otro lado, los adolescentes generalmente dan indicios de que están considerando cometer un acto de violencia hacia otros. Tales indicios o señales pueden ser:

  • Hablar de violencia en general o específicamente dirigida a ciertas personas o grupos.
  • Escribir o dibujar sobre muerte y violencia.
  • Presentar cambios de estado de ánimo inexplicables.
  • Sentir ira intensa, enfurecerse y pelear, ante la menor provocación y con mucha frecuencia.
  • Actuar en forma agresiva hacia los demás (herir animales, hacer bromas a otros o burlarse de ellos insultándolos, ridiculizándolos o amenazándolos).
  • Dañar o vandalizar pertenencias de otra persona.
  • Presentar indicadores de conductas de alto riesgo (abuso de alcohol, tabaco, drogas, sexo).
  • Hablar de armas de fuego y mostrar fascinación por ellas (tener acceso a un arma de fuego, aumenta 3 veces la probabilidad de homicidio y 5 veces la de suicidio por parte de un adolescente).
  • Hablar sobre otros medios de causar dolor, herir o matar, como armas blancas, sustancias tóxicas, etc. O incluso adquirirlas.
  • No ser capaz de asumir responsabilidad por sus propias acciones, justificándose por la forma en que supuestamente ha sido tratado(a).
  • Pasar mucho tiempo escuchando música sobre violencia, viendo programas de televisión, videos u otros materiales violentos en internet, o jugando con videojuegos de contenido violento.
  • Ser miembro o mostrar obsesión por formar parte de una determinada pandilla o grupo en redes sociales o whatsapp.
  • Aislarse de los amigos, la familia, y las actividades que solía practicar y que antes le eran placenteras.
  • Mostrar signos de depresión (desinterés generalizado, irritabilidad, pérdida o aumento de peso, problemas para dormir o dormir demasiado, disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, indecisión, pensamientos recurrentes de muerte o suicidio, etc.).
  • Manifestar con frecuencia que se siente rechazado, solo, que no lo respetan o que lo intimidan.
  • Faltar a la escuela y que baje su rendimiento escolar.
  • Tener problemas frecuentes con personas en posición de autoridad.

 

¿CÓMO PUEDES AYUDAR Y PREVENIR TÚ, QUE ERES MAMÁ O PAPÁ DE UN(A) ADOLESCENTE?

1. Mantente involucrado en la vida de tus hijos adolescentes, pero ¡no los interrogues ni juzgues!, pues con eso sólo conseguirás que se “cierren”. Interésate verdaderamente en lo que a ellos les interesa y les importa; en saber lo que disfrutan, cómo y con quién pasan su tiempo libre.

2. Ayúdales a buscar alternativas para que eviten juntarse con adolescentes problemáticos y se alejen de situaciones peligrosas, sin sentirse juzgados o rechazados.

3. Platica con ellos, con empatía y comprensión, acerca del efecto que puede tener un determinado grupo en su vida (los compañeros y amigos tienen gran impacto y ejercen enorme influencia en el comportamiento de un adolescente).

4. Aléjalos, tanto como sea posible, de los medios de comunicación violentos, evitando que comiencen a verlo como algo “normal” e imiten este tipo de conductas. Y cuando no sea posible impedirlo, habla con ellos al respecto.

5. Desalienta la violencia verbal y física en todas sus formas, enseñándoles a encontrar maneras de resolver conflictos sin recurrir a la violencia.

6. Sé siempre un EJEMPLO POSITIVO, usando formas pacíficas y constructivas de resolver los conflictos, tanto en pareja, como con los hijos y en situaciones sociales o públicas. Asegúrate de que las estrategias que utilices para enfrentar las diferencias o conflictos con tus propios hijos, sean firmes, justas y coherentes. Propicia que te vean manejar los desacuerdos mediante el diálogo, sin atacar verbal o físicamente a la otra persona. Los adolescentes que presencian violencia en su hogar o comunidad, tienen más probabilidades de elegir métodos violentos para resolver conflictos.

7. Haz desaparecer las armas de tu casa, en especial las armas de fuego (la víctima más común cuando un adolescente dispara un arma en el hogar es el propio adolescente y la segunda víctima más común es un adolescente amigo).

8. Aliéntalos a practicar y participar en deportes organizados, actividades artísticas y actividades recreativas o de servicio. Esto les dará sensación de dominio de ciertas habilidades, contribuyendo a que se formen una autoimagen positiva, además de entrar en contacto con buenos modelos a imitar.

9. Platica con ellos acerca de las relaciones que son saludables y las que no lo son. El maltrato en las relaciones románticas es común entre los adolescentes, pudiendo darse de manera verbal, emocional, psicológica, sexual o física, y tanto en persona, como a través de medios electrónicos. Explícales que una pareja cariñosa, no le haría al otro algo que le cause miedo, afecte su autoestima, o le provoque daño físico o psicológico. Pídeles que hablen contigo o con otra persona de confianza, si tienen inquietudes o dudas acerca del maltrato.

10. Desalienta su consumo de alcohol y drogas, principalmente con el ejemplo, y habla con ellos acerca de lo que pueden hacer si se encuentran en situaciones donde haya consumo de dichas sustancias (el consumo de alcohol y drogas está presente en más de la mitad de todas las situaciones violentas entre los adolescentes).

11. Presta mucha atención a la percepción de tus hijos y habla con ellos sobre sus inquietudes. Los adolescentes suelen ser más propensos a la violencia, cuando perciben el mundo en forma negativa, interpretan situaciones inofensivas como hostiles y ven a las personas ya sea como víctimas o como acosadoras.

12. JAMÁS minimices o tomes como broma o juego, comentarios de tus hijos relativos a pensamientos, amenazas, intenciones o planes de carácter violento, que puedan estar expresando en medios electrónicos (blogs, redes sociales, whatsapp u otros).

13. Si te preocupa que tu hijo o hija adolescente pueda estar necesitando ayuda, NO SUBESTIMES LA SITUACIÓN y busca de inmediato apoyo profesional. Pero ¡CUIDADO!, no recurras a los medicamentos pretendiendo que “aliviarán” su depresión o su conducta impulsiva y violenta, pues son precisamente los medicamentos psicotrópicos (psiquiátricos), los que pueden generarle una crisis mental y emocional que lo ponga fuera de control (como ha ocurrido con tantos chicos que asesinan a sus compañeros de clase o incluso a sus padres, suicidándose después). Lo indicado es la Terapia Psicológica, que permite tratar de manera integral -con la familia y el colegio-, la raíz de las causas subyacentes a la problemática. Recurre a ella en cuanto detectes los primeros signos de alerta. ¡Trabajemos juntos por el buentrato y la paz!

 

adolescentes violentos

 

Por favor comparte esta información con otros padres de adolescentes que conozcas y a quienes creas que puede ayudarles, utilizando para ello nuestras redes sociales.

 

adolescentes violentos: señales y prevención
5 (100%) 9 votes



Regístrate en psii blog
Y recibe en tu correo nuestros artículos, convocatorias y promociones
Tus datos serán de uso confidencial
No te lo pierdas, ¡suscríbete ahora!
×
×
WordPress Popup Plugin