el derecho de los niños a que les cuenten cuentos


Por: Francis Capistrán Lagunes, pedagoga y psicoterapeuta infantil, integrante de psii.

 

Érase una vez…, hace algunos años… que a los niños les contaban cuentos…

Contar cuentos a los niños era una actividad cotidiana, ya fuera que se los leyeran de un libro bellamente ilustrado o les narraran alguno que formaba parte de la tradición oral del lugar donde vivían. Un grupo de niños de la familia y/o del vecindario, rodeaba a un adulto que narraba historias fantásticas y a veces reales, y todos se mantenían atentos a las hazañas de los personajes y al desenlace de las historias, que de alguna manera llegaban a formar parte de su vida. Contar cuentos era un entretenimiento colectivo, en un mundo en el que no había tantas diversiones como hoy.

Actualmente, muchos niños conocen algunos cuentos clásicos, al mismo tiempo que a Luke Skywalker y los demás personajes que lo acompañan en la Guerra de las Galaxias, y muchos más que llegan a convertirse en verdaderas estrellas del cine. Estos son los nuevos protagonistas de las historias que forman su mundo de fantasía y que los acompañan, en muchos casos, en un mundo solitario donde la convivencia con otros no se da o es muy limitada.

Existen, como han existido, los cuentacuentos, que pueden fascinar a los niños en algún evento, y qué bueno que existen; también están las películas y los programas que se reproducen fácilmente, una, otra… y otra vez…

El mundo cambió, y con él, cambió la forma de crear y contar historias a los niños; algunas son muy comerciales, y muchas carecen de un contenido del que puedan aprender algo valioso para su formación y satisfacer sus necesidades afectivas.

Por todo esto, podemos decir que los niños tienen derecho a que les cuenten buenos cuentos, entre éstos, los cuentos clásicos, para a través de ellos:

  • Fortalecer su vínculo afectivo con los adultos. Actualmente la convivencia entre padres e hijos se limita muchísimo, debido a los horarios de trabajo, por lo que contarles un cuento a la hora de ir a la cama, además de prepararlos para el descanso, les brinda un momento de encuentro amoroso con sus padres y otros adultos significativos, como son los abuelos.
  • Desarrollar su inteligencia y aclarar sus emociones. Al identificarse con los personajes de lo cuentos, los niños pueden ver reflejadas sus propias inquietudes y encontrar respuestas que les ayuden a enfrentar el mundo complejo en el que viven.
  • Enriquecer su vida y abrir las puertas de la imaginación, en la ruta hacia sus sueños más hermosos. Recordemos que vivimos en una sociedad donde todo está hecho y la creatividad de los niños casi no se fomenta.
  • Estimular el interés por la lectura y, por tanto, por aprender a leer y escribir; a contar historias y crear su propia versión. En aquellos casos de niños muy influenciados por la televisión, los padres están en la obligación de descontaminarlos, conduciéndolos por los caminos de la imaginación, de la mano de un buen libro de cuentos infantiles.
  • Conocer las fábulas, mitos y leyendas de la tradición oral de su país, para fortalecer su identidad cultural, así como de toda la literatura creada por los pueblos del resto del mundo, y tener acceso a la cultura que les permitirá convertirse en ciudadanos plenos.
  • Experimentar sentimientos de amor, valentía, justicia, honestidad y muchos otros, no como lecciones impuestas, sino como descubrimiento que les permita identificar los valores que orienten sus decisiones en la vida.

¡Permitamos a los niños ejercer su derecho a disfrutar el placer de la lectura!

 

contar cuentos a los niños

 

el derecho de los niños a que les cuenten cuentos
4.8 (96%) 5 vote[s]



Regístrate en psii blog
Y recibe en tu correo nuestros artículos, convocatorias y promociones
Tus datos serán de uso confidencial
No te lo pierdas, ¡suscríbete ahora!
×
×
WordPress Popup Plugin