cómo fomentar la honestidad en los niños


Por: Aurea Díaz de León Carrasco. Directora de psii psicólogas infantiles.

 

No sé si a todos (creo que no), pero a mí me quedó muy marcado en la memoria, cuando alguien me dijo de muy pequeña, que todos teníamos una “vocecita interior” –la consciencia-, que nos indicaba lo que estaba “bien” o “mal”. Sea de una forma u otra, la honestidad es un valor que se adquiere desde la infancia (que se mama), a partir de lo que nos dicen, pero sobre todo de lo que VEMOS, en la conducta de los adultos más significativos (mamá, papá, la abuela, la tía, un profesor).

Ahora de adulta, no tengo duda de que el ser honesto es una decisión personal.

Significa decidir conscientemente conducirnos con rectitud, justicia y honradez, frente a los desafíos que nos plantea la realidad; decidir que no vamos a mentir, robar, engañar o hacer trampa, aún cuando ello nos pudiera generar algún beneficio. La vida diaria conlleva infinidad de situaciones, que ponen a prueba nuestra honestidad: Cumplir una promesa, no aprovecharnos de los demás, hablar con la verdad, no apropiarnos de cosas que no nos pertenecen, pagar nuestras deudas, no engañar a los otros para obtener lo que queremos (www.fundaciontelevisa.org).

Esto es a veces difícil, cuando a nuestro alrededor hay tanta mentira, engaño, manipulación, deslealtad; cuando hay tantas personas deshonestas, a quienes parece que “les va muy bien en la vida”… Entonces, ¿por qué tendríamos que ser honestos? Los hombres y las mujeres realmente honestos, actúan así porque saben que este valor los hace mejores personas, les permite estar en paz con su consciencia y los convierte en individuos confiables e íntegros, ante sí mismos y ante los demás.

 

Pero, ¿cómo transmitirles esto a tus hijos, cuya formación está en tus manos?

 

1. Predica con el EJEMPLO. Actuar honestamente con todas las personas, en cualquier situación, no sólo es una forma de educar, en realidad es la única; pues tu hijo puede escuchar muchas cosas de ti, pero si lo que le dices no está en sintonía con lo que haces, si no eres congruente, al final él o ella imitará lo que ve.

2. Platica con tu hijo sobre lo que ES y lo que NO ES la honestidad, utilizando para ello las diversas situaciones que se les presenten en la vida diaria.

3. Enséñale a que comience siendo honesto consigo mismo, ayudándole a reconocer sus limitaciones y sus fallas. Cuando el niño se equivoca o comete una falta, debe mostrársele en qué sentido no fue honesto o causó daño, lo cual le hará consciente de lo adecuado o esperado en otras situaciones similares.

4. Explícale que los bienes materiales ajenos son derecho propio de otros, y como tales, deben ser respetados, así como deseamos que nuestras propias cosas sean respetadas y tratadas de la mejor manera posible.

5. Enséñale que ser honesto, no es sólo no apropiarse de lo ajeno, sino respetar a los demás; ser sincero en la relación con el otro; no mentir y siempre decir la verdad, por más dura que sea; evitar la crítica y la murmuración, cuando afectan negativamente a otras personas; esforzarse por hacer algo útil en beneficio de los demás, sin esperar nada a cambio; cumplir siempre con su palabra y con los compromisos que adquiere, por sencillos o mínimos que sean.

6. Hazle ver y demuéstrale que las cosas, los logros y las metas, pueden conseguirse sin engaños, sin malos comportamientos o actitudes de manipulación.

7. Estimúlalo toda vez que muestre una conducta honesta, pero no con premios materiales, sino con reconocimiento, y haciéndole ver cómo lo hace sentir el actuar correctamente, esto es, la satisfacción y paz interna que experimenta al hacerlo.

8. Muéstrale, con ejemplos cotidianos, cómo un comportamiento honesto genera buenos amigos y un reconocimiento moral positivo en las otras personas; mientras que la deshonestidad, siempre termina por provocar la desconfianza y el rechazo de los demás.

Un niño que es educado con base en la honestidad, será libre para expresar con sinceridad lo que piensa y siente. Tendrá la capacidad de lograr lo que se proponga por sus propios méritos, sin necesidad de engañar, mentir o aprovecharse de otros. Podrá establecer relaciones de confianza con sus padres, con sus amigos y compañeros de estudio. Irá desarrollando un criterio que le permita elegir o decidir lo conveniente, lo correcto, lo justo, optando por aquello que pueda resultar en beneficios para sí mismo y para quienes le rodean.

 

honestidad

 

cómo fomentar la honestidad en los niños
5 (100%) 7 votes



Regístrate en psii blog
Y recibe en tu correo nuestros artículos, convocatorias y promociones
Tus datos serán de uso confidencial
No te lo pierdas, ¡suscríbete ahora!
×
×
WordPress Popup Plugin