no siempre se trata de tdah


Por: Nancy de los Angeles García del Valle Ortiz.- Psicóloga Infantil y Terapeuta Visual.

 

Un niño que ha sido diagnosticado con un supuesto TDAH, puede ser porque no pone atención en clases, se levanta constantemente de su lugar, no sigue instrucciones, no finaliza tareas, se distrae con facilidad, etc., pero, ¿por qué presenta estas conductas? Esta es una pregunta que se hacen muchos padres, y que suele ser fuente de gran preocupación para ellos, porque les hacen ver el problema como una “enfermedad incurable que hay que medicar para controlar”, porque su hijo está enfermo.

Para hacer una valoración efectiva, es necesario descartar ciertos aspectos, que podrían estar siendo el motivo de ese tipo de conductas.

Por ejemplo, una de las principales causas puede hallarse en el desarrollo motriz del niño. Si existe una baja estimulación motriz, probablemente el niño no podrá realizar actividades que correspondan a su edad cronológica. Cuando un niño siente que algo en su sistema motriz no le responde como espera, esto puede generar en él apatía, agresión o introversión, ya que se da cuenta de que no puede interactuar como él lo desea. Algo muy común es que no se mantiene sentado en su lugar en la escuela, y claro, porque su cuerpo está demasiado tenso o débil, su sistema muscular no está a tono, y necesita ser estimulado adecuadamente, para que pueda mantenerse en su lugar. No es que el niño no desee quedarse en su lugar, sino que realmente no puede permanecer en él.

Otra de las principales problemáticas radica en el sistema visual; no tanto en cuánto ve, o si ve claro o borroso, sino en cómo ve y entiende lo que ve. Si el niño no tiene bien desarrolladas todas las habilidades visuales, no puede mantener la atención en un objetivo. Por ejemplo, si está viendo doble, el cerebro para corregir esta anomalía, suprime, es decir, “apaga” un ojo, para evitar ver dos imágenes, de tal manera que el niño trabaja sólo con un ojo, lo que no le permite tener un buen procesamiento de la información que recibe y, en consecuencia, no puede aprehender lo que ve. Si requiere leer, confundirá las letras, se saltará los renglones y no podrá terminar las tareas. En estos casos es necesario acudir con especialistas en el área, como sería un Terapeuta Visual o un Optometrista Funcional, quien podrá realizar una correcta valoración y corregir la falta de atención, generada por un problema en el sistema visual.

Otro de los aspectos que normalmente se toman poco en cuenta es la alimentación. Los niños en la época actual tienen una alimentación rica en azúcares, carbohidratos y otros alimentos que sobre estimulan su organismo. Se cree que los dulces son buenos para los niños, pero un exceso de golosinas resulta perjudicial, así como refrescos y bebidas carbonatadas que contienen, además de altos niveles de azúcar y carbohidratos, grandes cantidades de cafeína. Un exceso de alimentos inadecuados, provocan que el niño permanezca acelerado, que no pueda estar tranquilo, que se mantenga distraído. Por lo tanto, es importante proveer al niño de una buena alimentación, a fin de evitar estos síntomas de falta de atención e ir descartando las causas que lo llevan a una aparente hiperactividad.

Por otra parte, la falta de límites, horarios y reglas, suelen ser causa frecuente de falta de atención y de poco control de impulsos. Un niño que no está debidamente disciplinado, por ejemplo, en sus horarios de sueño y comida, comúnmente presentará una aparente falta de atención, ya que está acostumbrado a hacer lo que quiere cuando quiere. No entenderá que existe un tiempo y espacio para realizar actividades específicas; le costará trabajo mantenerse en su lugar o poner atención a una clase, ya que no existen en su sistema parámetros que le indiquen el momento adecuado para realizar determinadas acciones. Actualmente la mayoría de los niños deciden lo que tienen que hacer y esto puede producir descontrol, ya que no saben quién es quién, ni distinguen a las figuras de autoridad y tratan de poner ellos mismos sus límites, horarios, etc. Esto no es algo que realmente haga del niño un ser independiente; al contrario, son niños que piden a gritos un límite, un control, que alguien los contenga, porque en realidad no saben qué hacer, lo cual genera en ellos poca atención, inseguridad y agresión.

Por lo tanto, los síntomas que suelen ser asociados al TDAH -trastorno “descubierto” por el Psiquiatra Leon Eisenberg, mismo que, antes de morir, confesó que se trataba de una enfermedad ficticia-, hacen necesario que se realice una correcta valoración, que incluya la motricidad, el sistema visual, la alimentación, y los hábitos, disciplina y horarios; todo ello, enmarcado en la historia de vida y contexto de cada individuo en particular. Sólo así, se podrá conocer el verdadero origen de la problemática, y contar con el tratamiento más adecuado, que responda a las necesidades de cada caso específico.

no siempre se trata de tdah
4.3 (85.71%) 7 vote[s]



Regístrate en psii blog
Y recibe en tu correo nuestros artículos, convocatorias y promociones
Tus datos serán de uso confidencial
No te lo pierdas, ¡suscríbete ahora!
×
×
WordPress Popup Plugin